¿Influyen las redes en los resultados electorales? Los votos que se juegan en Facebook y Twitter

En la era de las ciudades, de las metrópolis y conurbaciones urbanas, buena parte del resultado de las campañas electorales se decide en los despachos. Puede sonar irónico, a una de esas burlas que de vez en cuando orquesta la historia, pero es ahora, en plena época de las grandes urbes, cuando los candidatos a alcalde, diputado, presidente, senador… pasan de jugarse el tipo ante multitudes arremolinadas en las plazas, estadios y auditorios —al estilo de los foros clásicos— a hacerlo en la intimidad, con un smartphone en la mano y a golpe de “clic”.

Una buena estrategia de comunicación en Facebook y Twitter o propagar noticias favorables vía WhatsApp puede reportar a los partidos resultados que superan con creces lo que hace apenas unos años requeriría todo un batallón de afiliados paseándose por las ciudades megáfono en mano. Por esa misma regla de tres, el menor «resbalón» en un tuit o una imagen o vídeo que se viralicen en forma de meme pueden hundir al candidato con la misma rapidez y eficacia.