Ingenieros desarrollan un ligero yeso para brazo a prueba de agua y comezón

Si alguna vez te has roto un hueso, sabes que los yesos pueden ser muy incómodos. Además de ser un obstáculo para realizar actividades cotidianas, son pesados, dan comezón y pueden oler mal si los usas por mucho tiempo. Ahora, Cast21, una startup de Chicago, busca cambiar las cosas con una alternativa más higiénica, ligera y respirable al yeso tradicional que mejorará drásticamente la calidad de vida de los pacientes con huesos rotos.

El equipo de Cast21 está compuesto por tres ingenieros de la Universidad de Illinois—Jason Troutner, el ingeniero electricista Justin Brooks, y la ingeniera de diseño biomédico Ashley Moy. Juntos diseñaros un elegante yeso de en forma de malla que puede ser colocado en 10 minutos. La manga se desliza sin dolor sobre la mano de una persona y sobre su brazo. Luego se llena con una resina líquida patentada que se convierte en un gel maleable después de aproximadamente 3 minutos. Así, el doctor puede ajustar el gel para que envuelva el hueso roto perfectamente, dándole el soporte que necesita para reacomodarse. ¿La mejor parte? Conforme la resina se endurece, el material produce una reacción exotérmica, dándole calor al área afectada.