martes 16 de octubre

Jair Bolsonaro, el candidato brasileño que añora la dictadura militar

En los últimos días de la divisiva contienda presidencial de Brasil, la mayoría de los trece candidatos hicieron campaña por todo el país, se enfrentaron en debates y se atacaron con anuncios propagandísticos en un intento desesperado por conseguir votos.

Sin embargo, Jair Bolsonaro, el candidato populista de extrema derecha que está a la cabeza en las encuestas, pasó buena parte del último trecho de la contienda en una cama de hospital, recuperándose de una puñalada mientras publicaba selfis y unos videos en los que lucía débil y aturdido. Aunque casi desapareció de la escena política, aumentó su ventaja: las encuestas sugieren que Bolsonaro quedará muy por encima de sus opositores en las elecciones del domingo.


Su éxito ha desafiado las leyes de la gravedad política. Hasta hace poco, Bolsonaro solo era un provocador ubicado en los márgenes del poder que logró poco como legislador durante siete periodos, pero dominó la escena mediática cuando se convirtió en un defensor de la dictadura militar y al lanzar ataques verbales contra mujeres, personas gays y afrobrasileñas, en un país donde la mayoría de la población no es blanca.

Dejar un comentario