sábado 21 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Japón, ese país donde las empresas son las que protegen al consumidor de la inflación

Los bancos centrales europeos y la Reserva Federal estadounidense ya han pasado al modo de combate contra la inflación después de ver cómo, desde la primavera pasada, los precios han ido escalando sin pausa a niveles que no se veían en estos lares desde principios de los años noventa. En Asia, países como Corea del Sur y Taiwán también lidian con índices de inflación a niveles inéditos en más de una década. Incluso en la estable China hay temor por el repunte de los precios y su impacto en la recuperación económica poscovid. Pero no en Japón, donde la evolución de los precios ha cerrado por segundo año consecutivo en deflación. ¿Qué sucede en la tercera economía mundial para estar inmunizada contra el auge de los precios?

El fenómeno de la inflación plana en el país asiático no es nuevo. Japón acumula décadas con un nulo incremento de los precios, pese a que desde 2013 se ha tratado de neutralizar esta inercia con políticas monetarias expansivas y una amplia gama de estímulos para vigorizar el anémico crecimiento del producto interior bruto. Pero en momentos de debilidad económica pospandemia, la inflación puede resultar fatal. Pese a que el alza global de los costes derivada de la crisis sanitaria sí que se ha notado sensiblemente en los precios mayoristas, el país ha sorteado —por ahora— gran parte de esta inflación importada mediante estrategias para neutralizar el impacto de los crecientes costes energéticos y de las materias primas.

elconfidencial.com  (www.elconfidencial.com)