viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Jefferson Hack, el editor al que nadie le dijo nunca «no» a salir en sus páginas

Una joven Björk retratada por Nick Knight en 1995, Alexander McQueen entrevistado por David Bowie (“¿Eres gay y tomas drogas?” era la primera pregunta del músico al diseñador), una portada vacía contra la tiranía de las celebridades, otra de Damien Hirst contra los estragos de la globalización, la segunda portada de Kate Moss tras la mítica sesión en The Face (Hack la conoció en la entrevista y acabaron teniendo una hija, Lila Grace). Y eso que al principio, Dazed & Confused era un divertimento pasajero de dos jóvenes estudiantes del London College of Communication: Rankin llamó a Jefferson Hack (Uruguay, 51 años), que por entonces tenía 19, para colaborar con sus fotos en la revista de la universidad, quedaron en la cafetería, hablaron durante horas de su visión de la música, el arte y la moda y decidieron crear un fanzine en el que plasmar sus inquietudes. Era 1991. “Esto no es una revista. No pretendemos influir en la opinión de los jóvenes interesados por el estilo. Esto es para gente que quiere leer algo diferente, algo más”. El poder persuasivo de Hack hizo el resto; nadie les dijo que no a aparecer en sus páginas. En 1993 se trasladaban a una destartalada oficina del Soho, y pagaban la revista, trimestral, con fiestas bajo el mismo nombre. Las marcas quisieron invertir en la revista más cool del momento. Treinta y un años después, Dazed forma parte de Dazed Media, la editora de publicaciones de estilo de vida (ahora en un edificio de tres plantas al lado de la Somerset House), de la que Hack es CEO y que también edita AnOther magazine y AnOther Man, y es propietaria de la plataforma de vídeos Nowness, que cocreó junto al gigante del lujo LVMH, pero que Hack compró enteramente al holding en 2017. Porque si algo le obsesiona a este visionario de las publicaciones, es la independencia: “Mi papel, por encima de todo, ha sido crear la atmósfera adecuada para que el talento joven sea tenido en cuenta, y eso solo se consigue manteniendo la independencia”, cuenta vía Zoom desde su casa en el este de Londres. Pese a dirigir publicaciones famosas en todo el mundo, siguen poniendo al mismo nivel a fotógrafos, estilistas y diseñadores emergentes con otros muy reconocidos. Es esa independencia la que le acaba de hacer merecedor del premio honorífico de la moda británica por su influencia en la cultura contemporánea. Recibirá el galardón durante la gala anual que se celebrará en el Royal Albert Hall el próximo 5 de diciembre. “Si echo la vista atrás, veo que para muchos Dazed ha sido más que una revista, ha sido como una fábrica de sueños que parecían imposibles, pero han sido posibles porque nos han apoyado desde que éramos jóvenes y nosotros, en contrapartida, apoyamos a los jóvenes”, afirma.

smoda.elpais.com  (smoda.elpais.com)