16.1 C
Buenos Aires
domingo 27 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Joker anda suelto en Minneapolis

“Propietario negro”. Letreros con este lema han brotado en negocios del centro de Minneapolis. Parecen de otro tiempo, recuerdan al oscuro pasado de la segregación racial, pero sus dueños hacen la advertencia para evitar ser objeto de vandalismo. Faltaban este viernes dos horas para el toque de queda en la ciudad, decretado para las ocho de la noche, y comercios y restaurantes empezaban a tapiar escaparates, puertas y ventanas. Los ríos de jóvenes que se dirigían hacia distintas concentraciones al grito de “No puedo respirar” auguraban otra noche de cólera por la muerte del afroamericano George Floyd, aun desafiando la orden de volver a casa.

Chimeneas de humo salían de algunos edificios ya desde media tarde y no dejaban claro si se trataban de nuevos incendios o los rescoldos de la jornada anterior. Al anochecer se despejaron las dudas, pese al despliegue de la Guardia Nacional y los sonidos de los helicópteros que sobrevolaban sin tregua, se prendieron nuevos fuegos y la policía lanzó gas lacrimógeno y balas de goma. En la calle Lake, donde se han vivido algunos de los episodios más violentos, a la una de la madrugada (hora local) aún quedaban llamas en varios edificios, muchos de ellos derruidos, como la comisaría quemada la noche anterior. Las protestas contra el racismo se multiplicaron por el resto del país, desde la Casa Blanca a Atlanta, pasando por Nueva York, Dallas o Los Ángeles, en algunos casos, con graves altercados.

elpais.com  (elpais.com)