lunes 23 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Jorge Drexler y la asombrosa tecnología que esconde una guitarra

Julio Cortázar se refería a su obra Rayuela, una de las más importantes en lengua castellana del siglo XX, denominándola “contranovela”. Su lectura -difícil, árida incluso para quienes no estén dispuestos a entrar en el juego- propone varias alternativas: puede afrontarse como un libro normal (desde la primera a la última página), ser abandonada en el capítulo 55 y prescindir del resto del texto, seguir el orden propuesto al inicio por el autor, o permitir que el azar guíe la secuencia de lectura. Es un artefacto narrativo arriesgado que confía en la complicidad de los lectores para ser entendido en toda su dimensión. Algo similar, con las distancias que marcan las inevitables diferencias de lenguaje, es lo que Jorge Drexler propuso con su proyecto “n”, una composición original del artista uruguayo que incluía tres “aplicanciones”. Los usuarios podían mezclar a su gusto las frases de los tres temas para hacer surgir uno nuevo, modificar los coros, los arreglos, las bases rítmicas, etcétera.

one.elpais.com  (one.elpais.com)