Juan Cabandié, el armador impensado del kirchnerismo

El primer encuentro fue en el barrio de Belgrano y, aunque ninguno de los dos protagonistas recuerda exactamente la fecha, creen que fue entre 2009 y 2010. De un lado de la mesa, Vanesa Noble Herrera, esposa de uno de los herederos de la familia fundadora del Grupo Clarín. Del otro, Juan Cabandié, nieto recuperado número 77 y entonces legislador porteño en representación del kirchnerismo. La Justicia intentaba entonces establecer si los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble habían sido apropiados. Eran tiempos en los que los periodistas del Grupo escuchaban casi a diario una demanda repetida de la militancia peronista: «Devolvé a los nietos».

Las reuniones fueron reveladas por Vanesa en la entrevista que dio a Radio Con Vos este miércoles y confirmadas a Cenital por el equipo de trabajo de Cabandié. El hoy diputado nacional fue, además, uno de los facilitadores del acercamiento entre Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández en 2017, proceso que terminó con ambos electos para encabezar el Poder Ejecutivo Nacional desde el 10 de diciembre. Cabandié se reveló así como uno de los armadores impensados del kirchnerismo. Esos que trabajan en silencio y lejos de los flashes. Y que con sus movidas terminan generando impacto político nacional. «Puse un granito de arena», se ríe él entre sus conocidos.