Juan Grabois: «Si te gusta la guita, dedicate a otra cosa»

“Yo creo que el primer error es pensar que el macrismo es el enemigo. Es un partido político que ganó las elecciones en el marco de la democracia burguesa. En un punto, no es nada demasiado distinto a lo que ya había. Los pobres siguen siendo pobres, los ricos siguen siendo ricos, la tierra la tienen más o menos los mismos que la tenían antes, los recursos estratégicos los tienen más o menos los mismos que los tenían antes. Solo con esa definición te peleas con medio mundo”.

La cena primaveral en un amable patio con árboles recién comienza y Juan Grabois lanza respuestas explosivas, como acostumbra hacer en las discusiones radiales y los estudios de televisión. El abogado católico de 34 años porta apellido de indudable ADN peronista, y es el líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), tal vez el espacio político que más creció en capacidad de negociación y predicamento durante la transición del kirchnerismo al macrismo. Desde ese emplazamiento de fricción e intimidad con los funcionarios, Grabois ha ido haciéndose una composición de primera mano sobre la naturaleza del nuevo gobierno. Una cuadrilla heterogénea de crisis puso la mesa en esta conversa larga y no apta para dogmáticos.