20.5 C
Buenos Aires
sábado 24 de octubre de 2020
Periodismo . com

Juan Manuel Olmos, el enigmático negociador de Alberto Fernández

Al señor de saco, barba y lentes que ilustra esta nota le dicen, de manera cariñosa, “el gordo Olmos”. Su nombre completo es Juan Manuel Olmos y es el jefe de asesores del presidente Alberto Fernández. Es una figura poco conocida para el público en general, pero de mucha gravitación en el Gobierno. Una de sus misiones más relevantes durante el mes de julio fue viajar hasta Avellaneda, Santa Fe, para revisar la situación de Vicentin, la empresa que el Gobierno había intentado expropiar y que luego se arrepintió. ¿Qué pasó? El Presidente le pidió a Olmos que le encuentre una solución técnica al conflicto con la empresa, pero que también haga un análisis político de la situación. Luego de pasar unos días internado entre papeles y conversaciones, Olmos volvió a Buenos Aires con una propuesta para Alberto Fernández: “Salgamos de acá”, le dijo. Olmos argumentó que la empresa tenía deudas por el triple de su patrimonio, por lo que iba a ser imposible cubrir semejante déficit, sumado a que el entramado societario dificultaba el control de la compañía. Alberto aceptó la idea, pero había que convencer también a Cristina Kirchner de dar marcha atrás con el plan de expropiación. Fue por esto que el jefe de asesores del Presidente tuvo que llamarla por teléfono para darle sus argumentos. El punto más fuerte de Olmos fue que estatizar la empresa implicaba estatizar una deuda muy grande. Este punto dejaba en evidencia que la decisión de intervenir la firma había sido tomada a las apuradas y sin un conocimiento profundo de su situación judicial y del sector, pero Cristina lo aceptó y se avanzó en la publicación del decreto que oficializaba la marcha atrás en la intervención de Vicentin.

Olmos y Cristina Kirhcner no tenían diálogo. Durante la presidencia de CFK, el jefe de Asesores de Alberto, que militaba en el kirchnerismo, había sido presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires y su interlocutor era el entonces secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini. Por aquellos años uno de sus grandes amigos era Daniel “El Tano” Angelici, señalado por CFK como uno de sus perseguidores por ser parte de la mesa judicial del macrismo. Esa mesa que la vicepresidenta acusa de ser la gestora de su mal paso por los tribunales de Comodoro Py.

noticias.perfil.com  (noticias.perfil.com)