Kirchneristas y macristas te explican América latina (a su gusto)

Hasta hace unos días, la tribuna kirchnerista ignoraba o reconocía a regañadientes los hechos sangrientos y atropellos del estado bolivariano contra millones de venezolanos. Esa denuncia de violaciones a los derechos humanos era una bandera que el macrismo enarbolaba con insistencia. Esta semana, el escenario se invirtió. Ahora es el kirchnerismo el que arde contra la represión del gobierno chileno a los manifestantes del subte. Y los macristas prefieren no opinar demasiado, buscando excusas para no tener que relativizar seriamente el supuesto milagro económico chileno. Aunque digan un par de cosas ciertas sobre el malestar que recorre América latina, ambos bandos le pifian a la honestidad cuando dan cátedra sobre la región.

Por estas horas, Twitter se llenó de genios que coinciden en cantarte la posta sobre la crisis del país vecino. La obviedad que te tiran, como si hubiesen descubierto la rueda, es que Chile demuestra que un modelo de distribución muy desigual de la riqueza solo cierra con represión salvaje. Lo propalan con satisfacción, eufóricos de que la realidad chilena les haya dado la razón justo en la víspera de las elecciones argentinas. Ni se molestan en explicar, sin embargo, por qué los tanques y la sangre derramada en las calles de Caracas no demuestran que el modelo chavista tampoco cierra sin represión.