La abolición de la pena de muerte en el mundo, ¿cada vez más cerca?

Amnistía Internacional (AI) se muestra moderadamente optimista sobre la disminución de la aplicación de la pena de muerte en el mundo. La hace tras los datos recogidos el año pasado, según los cuales se habrian producido 690 ejecuciones en un total de 20 países. Este número representaría un 31% menos de las llevadas a cabo en 2017, que ascendieron a 993, y supondría la cifra más baja producida en los últimos diez años.

«El drástico descenso de las ejecuciones demuestra que, incluso los países más insospechados, están empezando a cambiar sus prácticas y a darse cuenta de que la pena de muerte no es la solución», ha subrayado el secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo, con motivo de la presentación del informe de 2018 sobre este tema. En opinión de Naidoo, el descenso «considerable» en «el número de ejecuciones consumadas por varios de los peores verdugos del mundo» constituye «una señal esperanzadora que indica que es solo cuestión de tiempo que este castigo cruel quede relegado al rincón de la historia, donde debe estar», afirma en un comunicado.