miércoles 20 de febrero

La anticuada visión militar de Trump favorece a la fuerza bruta en un mundo de conflictos políticos

La visión que tiene el presidente Donald Trump del poderío estadounidense, un asunto que se manejó como un misterio durante su campaña electoral, ha tomado un nuevo enfoque después de varios discursos y planes presupuestarios que dan indicios de sus ideas para el Ejército.

Todo evidencia la visión de un mandatario al que le fascina el poderío militar bruto, lo percibe como un sinónimo de la postura de Estados Unidos ante el mundo y como una herramienta para resolver lo que parece ser su principal preocupación: coaccionar a adversarios poderosos como China e Irán, por ejemplo.


También parece que Trump le ha prestado poca atención a los detalles de las continuas guerras que Estados Unidos sostiene tanto en Afganistán, Irak y Siria, como a nivel global contra Al Qaeda. Los nuevos portaviones que prometió no resolverán ninguno de esos conflictos y los generales advierten que van a sufrir reveses por sus propuestas de cortar el financiamiento que se invierte en diplomacia y ayuda en el extranjero.