sábado 18 de agosto

La Argentina entre dos mundos: de ejemplo a destino tóxico

La vida pública está sumergida desde hace 15 días en un mar de perplejidad. Entre todas las incógnitas, hay una dominante: ¿por qué la Argentina de Mauricio Macri, que era señalada por el mundo como un ejemplo global, se transformó en un destino tóxico? La pregunta cobija una trampa. Es la palabra “mundo”.

Desde que llegó al poder, Macri fue felicitado por los líderes políticos de orientación capitalista. Esos dirigentes, jefes de Estado y de gobiernos, saludan en él a quien logró derrotar al populismo sin necesidad de que implosione. Con argumentos y proselitismo electoral. Este “mundo” sigue apreciando a Macri. Sobre todo cuando lo mira a contraluz de la escena regional: la crisis humanitaria de Venezuela, el enigma brasileño, la acefalía de Perú y la posible victoria de Andrés López Obrador, en México.


Hay otro “mundo”, que funciona con una lógica distinta. El de la inversión. Las empresas que producen bienes o servicios analizan oportunidades, calibran costos, y se comprometen o retiran según el atractivo de cada negocio. En el sector financiero esos movimientos son más veloces y repentinos. Y están regidos por el costo de oportunidad. Las colocaciones comparan con la alternativa disponible en cada momento.

Dejar un comentario