miércoles 29 de junio de 2022
Cursos de periodismo

La asamblea permanente del Frente de Todos

Alberto Fernández y Cristina Kirchner ensayan una tregua pactada por las segundas líneas, una guerra fría durante la que miden fuerzas. La ajustada mayoría en el Senado y la primera minoría en Diputados los obliga a mantener la unidad. Los que lo entienden intentan poner un bozal a los que dividen.

En las últimas dos semanas ella se corrió de la escena. No volvió a hablar desde su fuerte discurso en Chaco aunque tal vez lo haga en estos días con motivo del decimonoveno aniversario de la asunción de Néstor Kirchner como Presidente.

En cambio Alberto Fernández volvió a plantarse sobre un escenario y armó una agenda contra la que atentó el mismo, sin necesidad de que lo empujara el kirchnerismo. Una vez más su predisposición hacia el periodismo se convirtió en un sincericidio. El resultado de su extensísima entrevista con Ernesto Tenembaum fue exactamente el contrario al que seguramente buscaba. Hasta pareció desmentirlo el ministro Julián Domínguez, un subalterno al que él mismo le pidió aclarar que no mandará un proyecto de ley al Congreso para subir las retenciones al campo.

cronista.com  (www.cronista.com)