16.6 C
Buenos Aires
martes 13 de abril de 2021
Cursos de periodismo

La austeridad en la batalla contra el cambio climático

Estos días se cumplieron siete años de un hecho aparentemente insignificante, pero que me servirá para echar luz sobre un punto del que hablamos poco, y, cuando lo hacemos, el tema se diluye en solventes ideológicos de muy diversa composición. Hace más de siete años que uso el mismo reloj. Eso es bastante, en esta sociedad habituada a descartar lo que todavía sirve. Pero además mi reloj es un Seiko de la línea Kinetic que utiliza un balancín para cargar su batería de iones de litio. Es decir, aprovecha el movimiento para producir energía. En el respaldo, que es transparente, se ve el balancín, y es un alivio para los que tenemos consciencia ambiental. Uno de nuestros mandamientos es evitar el despilfarro, y sobre todo el de la energía. Ya saben, hay una ley universal acerca de eso.

Dos hechos hasta aquí. Primero, este reloj es mucho más sustentable que los que usan una batería convencional; no tanto como el reloj de mi abuelo, al que había que darle cuerda (eso sí que era eco friendly), pero el caso es que durante más de 2500 días he prescindido de consumir baterías descartables. Tampoco perdí tiempo en ir hasta los locales donde les cambian las pilas, y, lo más importante, no consumí energía (combustible, básicamente) yendo y viniendo de esos servicios.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)