martes 30 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

La balsa de rescate del Gobierno para el día después de la elección: reconfiguración del Frente de Todos y un plan para el FMI

La ilusión de convertir los dos años de gestión que le quedan a Alberto Fernández en un viaje de transición cómodo hacia la sucesión de 2023 a bordo de un oficialismo liberado de las ataduras del kirchnerismo ya no existe ni siquiera en los sueños de los pocos funcionarios que reconocen la jefatura del Presidente.

Ese proyecto existió sólo durante unos pocas horas luego de la derrota de las PASO y murió cuando Vilma Ibarra, la secretaria Legal y Técnica, impuso su voz frente a los pocos ministros y secretarios de Estado que ese día, hace justo un mes, estaban reunidos en el despacho presidencial, azorados por la catarata de renuncias que habían ofrecido los funcionarios kirchneristas.

Los convocados a esa reunión le pidieron aquel día al Presidente que aceptara las renuncias, comenzando por la de Eduardo Wado De Pedro, e Ibarra dijo que no había posibilidad de supervivencia fuera del paraguas de Cristina Kirchner, la persona más odiada y temida en ese lugar.

clarin.com  (www.clarin.com)