lunes 26 de septiembre de 2022
Cursos de periodismo

La banda de los copitos: los extraños vínculos detrás de un grupo extravagante y peligroso

Era inútil pretender que la investigación judicial por el intento de asesinar a Cristina Kirchner no se politizara. Hubiera sido casi un contrasentido en sí mismo, ante todo tratándose de quien se trata. Sin embargo, sería deseable que, por una vez, Comodoro Py quedara inmune a las presiones desde afuera para poder determinar los hechos y las responsabilidades sin contaminarse con otras perspectivas o intereses. La historia de la «banda de los copitos» abre nuevos interrogantes.

Es que la lógica judicial se supone -o debiera ser- inversa al razonamiento político. Mientras la primera consiste en consignar hechos sustanciados por personas, el otro suele apelar a las generalizaciones y el imperio de las circunstancias. En síntesis: el territorio de la justicia es lo objetivo; el de la política tolera irse al pasto de la subjetividad cuantas veces sea considerado necesario.

En el caso de CFK y la llamada “banda los copitos”, la mirada pública tiende a lo subjetivo tal vez más que en otros casos. La extravagancia de los acusados, su nulo profesionalismo, la marginalidad de sus razonamientos y los contornos mediáticos que parecieran animarlos les quita credibilidad de criminales.

a24.com  (www.a24.com)