La batalla de la televisión online: ¿estallará la burbuja del modelo Netflix?

Steven Spielberg prefiere «ir a un cine enorme y oscuro» que encender el televisor de casa. Lo dice alguien que se puede permitir mejores pantallas que el común de los espectadores, pero que ni por ésas entiende que Netflix compita en los Oscar por Roma, a su entender otra película para televisión a pesar de su fugaz paso por las salas.

La pasada semana y en un imprevisto giro de guion, el director figuraba como uno de los reclamos del primer catálogo de Apple para televisión. Amazing Stories (Historias asombrosas), como se titula ese proyecto en streaming, serviría para ilustrar los difíciles equilibrios de la industria tradicional sobre las nuevas plataformas, en permanente movimiento.


«A los políticos no les importa lo más mínimo el cine», sentenciaba Pedro Almodóvaren la última gala de los Goya. Sin embargo, no faltarán representantes institucionales en la puesta de gala del centro de producción que Netflix abre hoy en Madrid. Y el propio Rey recibirá mañana en La Zarzuela a Reed Hastings, CEO y cofundador de una compañía para la que ya rueda desde el propio director manchego hasta uno de sus actores fetiche, Antonio Banderas.