martes 11 de diciembre

La batalla legal de un holandés de 69 años para que reconozcan su identidad percibida de persona joven

Uno puede quitarse años yendo al gimnasio o pasando por el quirófano. O uno puede ir a lo grande, como acaba de hacer Emile Ratelband, un holandés que ha llevado a los tribunales de la ciudad de Arnhem una petición para cambiar su edad legal para que ponga que tiene 20 años menos.

El lifting judicial: “soy un Dios de la juventud”, ha declarado este hombre que, según su DNI, es un anciano. Ahora quiere que el Estado borre el 1949 de su nacimiento para que ponga 1969. Para empezar, su primera preocupación es que le discriminan en Tinder. En sus palabras “cuando estoy en la app y digo que tengo 69 años no recibo ni una respuesta. Cuando tengo 49, con la cara que tengo, voy a estar en una posición genial”. Para reforzar su caso, dice que sus huesos han crecido aproximadamente la mitad de un nanómetro milimétrico en los últimos dos años.


Dejar un comentario