La brecha entre selecciones ricas y pobres se hace sentir en el futbol femenino

La fiesta era para celebrar a las Reggae Girlz, la primera selección nacional de futbol caribeña que ha clasificado para un Mundial de Futbol Femenino. Se celebró el 22 de mayo en el sur de Florida y organizada por el cónsul general de Jamaica.

Las mesas estaban montadas alrededor de la piscina y las jugadoras y sus entrenadores estaban ahí, pero a los invitados se les hizo una solicitud especial: que llevaran una donación de al menos 100 dólares para ayudar al equipo jamaiquino a terminar su preparación para la Copa del Mundo, que inicia el 7 de junio en Francia. A tan solo semanas del torneo para las seleccionadas jamaiquinas el tiempo y el dinero realmente valen oro.


En los últimos años, la historia del futbol femenil ha tratado en gran medida la lucha continua por la igualdad salarial, pero siempre ha habido una desigualdad adicional, apenas visible debajo de la superficie. Aunque el futbol femenil ha logrado un progreso significativo a nivel internacional, en algunos países el apoyo de las federaciones individuales y los patrocinadores corporativos sigue variando mucho en cada lugar, en especial el económico.