La brutal muerte de Omar Carrasco: el caso del soldado que terminó con el servicio militar pero aún no descansa

Sebastiana y Francisco Carrasco subieron a su auto y recorrieron los 80 kilómetros que separan Cutral Có de Zapala, en la provincia de Neuquén. Ahí, Omar, su hijo mayor, cumplía el Servicio Militar Obligatorio. En el primer franco desde que había ingresado, los padres del soldado Carrasco fueron a visitarlo al cuartel:

–No está. Su hijo es un desertor –les dijo un soldado.


Omar esta muerto y su cuerpo está ahí, pero lo sabrían en unos días.

El 3 de marzo de 1994 Omar Carrasco dejó su casa de Cutral Có para sumarse al grupo de Artillería 161, en Zapala. Tenía 19 años. Un año antes, en el sorteo de la clase 74 sacó número alto; debía hacer la conscripción. Aunque un cálculo del examen médico militar que relaciona estatura, peso y perímetro torácico lo exceptuaban, alguien dijo que Omar estaba apto.