sábado 21 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

La burbuja de Occidente

¿Hay una tercera guerra mundial en marcha, como alertó Francisco? La idea de la gran conflagración que enfrenta a los principales Estados de una era fue pensada para otro mundo y no nos ayuda demasiado a entender nuestra realidad contemporánea. De hecho, para algunos historiadores ni siquiera sirve para entender la multiplicidad de conflictos que tuvo lugar entre 1914 y 1945. Pero más allá de su imprecisión, la metáfora de una «guerra mundial» resulta útil para ilustrar la extensión y la magnitud de la destrucción que se ha perpetrado en Medio Oriente.

Dejemos de lado el resto de los conflictos, y tomemos sólo los tres grandes de los últimos trece años: Irak (2003), Siria (2011) y Libia (2014), que están enmarcados en procesos que Occidente rotuló como «guerra contra el terrorismo» (Irak) y «primavera árabe» (Siria, Libia y otros países). Las matrices del conflicto en los tres casos tuvieron elementos en común: desintegración de las fuerzas militares regulares, luego convertidas en ejércitos irregulares antagónicos; intervenciones internacionales lideradas por coaliciones occidentales (en apoyo de las milicias rebeldes); remociones por la fuerza de los gobernantes panarabistas (Saddam Hussein, Muammar Khadafy; ahora la presión es sobre Bashar al-Assad). Y la fragmentación de los Estados del conflicto. Los países que a fines del siglo XX conocíamos como Irak, Siria y Libia hoy son territorios partidos bajo control de diferentes ejércitos, cuyos gobiernos legales sólo tienen autoridad parcial. Estado Islámico es uno de estos ejércitos irregulares con pretensión soberana, que se caracteriza por echar mano de las prácticas más crueles para consolidar su dominio territorial. Dentro de algunos años, la cartografía de Medio Oriente habrá cambiado.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)