25 C
Buenos Aires
domingo 26 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

La caída del sistema Ginés y el enigma de la política de Vizzotti

En un local pequeño que tenía Antonio Cafiero sobre la avenida Corrientes, a metros de Cerrito, el médico cirujano Ginés González García inauguró hace casi tres décadas el Instituto Isalud, la piedra basal de una construcción política que le permitió ser tanto una referencia ineludible como un político de poder. Los memoriosos recuerdan que Ginés estaba exultante en aquella casa de Corrientes 1132. Era 29 de octubre de 1991, al abuelo del jefe de Gabinete de Alberto Fernández y a su joven ministro de Salud le quedaban 50 días de gestión en la provincia de Buenos Aires y el duhaldismo estaba a la vuelta de la esquina. Ginés terminaba su gestión de tres años con alta aprobación y la extensión de la atención primaria: junto al gobernador, le había tocado surfear la hiperinflación y el ajuste, suceder al reconocido Floreal Ferrara y superar una prueba que nunca más volvería a pasar: entrar a un ministerio donde su propia gente se contaba con los dedos de una mano.

Treinta años más tarde, le tocó a Santiago Cafiero llamar por teléfono a Ginés para anunciarle que el Presidente había decidido echarlo de su cargo, a causa del escándalo de la vacunación selectiva en el ministerio de Salud. El sanitarista más destacado del peronismo desde el regreso de la democracia terminó su ciclo de manera abrupta. Sin defenderlo de lo que consideran un error puntual o una lógica dañina en un contexto de lo más difícil, sus amigos del oficialismo y hasta algunos miembros de la oposición con los que nunca se llevó bien coinciden: se fue por la puerta de atrás y lo echaron de la peor forma. Con él, no sólo se termina una etapa para el gobierno de los Fernández sino que cae también un sistema de relaciones. Todavía es temprano para saber cuánto seguirá vigente y cuánto deberá cambiar.

Aquella creación de Ginés en el local del abuelo Cafiero comenzó muy rápido a dar frutos y, muy poco después, hubo que mudarse a Viamonte 1167. Hoy la universidad privada Isalud tiene su edificio principal en la calle Venezuela 931 y dos sedes más que le pertenecen en Venezuela 847 y 758. El rector de la Universidad es el ex Superintendente de Servicios de Salud de la Nación entre 2002 y 2006, Ruben Torres, -uno de sus íntimos amigos- y el de la Fundación es Carlos Garavelli. Isalud le sirvió a González García para sostener como prioridad un tema que, hasta que llegó la pandemia, llevaba varias décadas ausente de la discusión política. Ofreció carreras y posgrados en administración hospitalaria, licenciatura en enfermería, medicina legal, especialización en sistema de salud y seguridad social, auditoría de atención de la salud. Además creció con contratos de asesoramiento a organismos y entidades -gubernamentales y no gubernamentales-, ejecución de proyectos de investigación y realización de congresos.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)