La campaña sucia que viene: trolls y fake news

Se viene una campaña muy distinta a la que vimos en 2015. Primero, porque se calcula que va a ser más barata («más gasolera»), porque no hay mucho dinero, y muchos de los que pusieron en 2015 ahora están presos. Pero también porque se está empleando el uso intensivo y mal intencionado de las redes sociales. Se busca desinformar y embarrar la cancha.

En este contexto, hoy hubo un pequeño gran avance. La Cámara Nacional Electoral convocó a varios dirigentes para firmar lo que se mencionó como «El compromiso ético digital». Va a ser un intento (literal) para combatir la desinformación en las redes sociales y otros entornos digitales en estas elecciones.


WhatsApp es la plataforma que todos sospechan que más se va a usar para jugar socia. Es íntima, personal, y pasa por debajo de los radares periodísticos y de los radares de los propios involucrados.