15.3 C
Buenos Aires
domingo 26 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

La canasta de los más pobres se encareció hasta 8 puntos más que la de los ricos en el último año

La importancia que tiene la categoría de alimentos dentro de la canasta de consumos de las personas de menores recursos hace que un dato que se sospecha igual para todos los hogares argentinos, no lo sea. La inflación golpea de una forma a los más ricos, con gastos más diversos y mayor incidencia de servicios, y de otra a los pobres, a los que el ingreso se les va casi íntegramente en el plato que ponen sobre la mesa.

Si se compara el aumento de la canasta básica y el de la «canasta de ejecutivos» que elabora la Universidad del Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina (Ucema) se advierte que entre junio de 2020 y junio de 2021 los consumos elementales se encarecieron hasta 8 puntos porcentuales más.

La Canasta Básica Alimentaria, que está compuesta por los productos mínimos que necesita una familia para comer y que marca la línea de la indigencia, aumentó 57,6% en 2020 y alcanzó en junio un valor de $28.414 para una familia tipo de cuatro integrantes. La Canasta Básica Total, que incluye algunos otros bienes y servicios como ropa, transporte o comunicaciones y traza el límite de la pobreza, creció 51,8% y se ubicó en $66.488 en el mes que cierra el primer semestre de 2021. En ambos casos, crecieron por encima del promedio general de la inflación, que entre junio de 2020 y junio de 2021 fue 50,2%.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)