20.4 C
Buenos Aires
viernes 23 de octubre de 2020
Periodismo . com

La Casa Blanca analiza utilizar su influencia política para lograr que el Gobierno y los bonistas cierren un acuerdo

Un juego sutil de consejos diplomáticos y ejercicio del poder global estudia protagonizar la Casa Blanca para lograr que el Gobierno y los acreedores privados cierren un acuerdo de reestructuración de la deuda externa que evite un juicio multimillonario por default en los tribunales de Nueva York.

Donald Trump tiene profundas diferencias ideológicas con Alberto Fernández -y viceversa-, pero su administración republicana apuesta a un deal exitoso con los fondos de inversión para esquivar también la posibilidad de una crisis financiera, económica y política que conmueva al gobierno peronista.

El Presidente de los Estados Unidos considera a su colega argentino una vía de comunicación oficial y extraoficial con Nicolás Maduro, y asume que China multiplicará su influencia regional si como consecuencia de un eventual default, la Casa Rosada solicita un rescate financiero a Xi Jinping a través de una nueva ampliación del swap chino que ya está en una cifra cercana a los 20.000 millones de dólares.

infobae.com  (www.infobae.com)