La casa de una empleada doméstica en Brasil que se volvió una maravilla de la arquitectura mundial

Nació en una familia tan humilde que dormía en camas de paja hechas por su padre. Vivió bajo techos que se caían, diciendo en broma a su hijo que llovía más adentro que afuera. Pero con sus ahorros de empleada doméstica volvió su casa una maravilla de la arquitectura mundial.

«Cincuenta años economizando y lo conseguí», dice la brasileña Dalvina Borges a BBC Mundo desde su flamante residencia en Vila Matilde, un barrio popular en de la zona este de São Paulo.