La conflictividad que más preocupa a Macri es la interna: hay señales de rebelión contra la dupla Quintana-Lopetegui

Es lo que tienen las «lunas de miel» en la política: pasan rápido y lo que viene luego puede ser una realidad difícil de aceptar. Lo tiene claro en estos días Mauricio Macri, a quien las encuestas no lo vienen favoreciendo.

Por caso, un sondeo de Poliarquía a nivel nacional registró un descenso de 48% a 41% en su imagen positiva, a raíz de los problemas ocurridos en febrero, incluyendo la controversia del Correo.


Otro más reciente, de Ricardo Rouvier -que ya incluye el impacto del conflicto docente-, registra otro fuerte revés para el Presidente en la provincia de Buenos Aires, donde por primera vez la (imagen) negativa supera a la positiva: 56,8% contra 41,1%.