22.5 C
Buenos Aires
viernes 23 de abril de 2021
Cursos de periodismo

La construcción del indio violento

Hace rato que los mapuches son objeto de la extorsión política. O reniegan de su historia y se amoldan al corsé identitario, o son considerados enemigos internos. El precio de la hospitalidad jurídica es el olvido y su renunciamiento histórico. Para aquellos que miran el conflicto mapuche a través del código civil, es un problema inmobiliario. Para los que lo hacen a través del código penal, una cuestión criminal. Como sea -y el truco es viejo- se busca transformar los conflictos sociales en litigios judiciales, para vaciar de política la política, para seguir deshistorizando la conflictividad social.

Los mapuches serán considerados ciudadanos mientras no cuestionen el ordenamiento que los invisibiliza, caso contrario, corren el riesgo de ponerse fuera de la ley, y ser referenciados como activistas y, peor aún, identificados como terroristas.

Para el estado no hay historia (de expoliación) que reparar, y tampoco una diversidad cultural que reconocer –más allá del corsé identitario-, solo existen negocios que promover y una propiedad (privada) que expandir y proteger.

cosecharoja.org  (cosecharoja.org)