viernes 9 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

La Copa del Mundo está a unas semanas de comenzar. ¿Catar estará listo?

El sonido de la maquinaria de construcción hace eco entre los rascacielos del centro. En un campamento en el desierto, los cargadores levantan polvo entre filas de tiendas de campaña de color beige, montadas de manera apresurada. Palmeras recién plantadas, con sus ramas todavía envueltas en papel de estraza, forman una línea en el paseo costero. Y en la orilla del agua, los minutos transcurren en un aparato rojo brillante con la forma de reloj de arena que marca la cuenta regresiva.

A tan solo unas semanas de que comience a rodar el balón en la Copa del Mundo, Catar trabaja arduamente para tener todo listo y ser la sede del torneo que atraerá a millones de ojos y a cientos de miles de espectadores internacionales a esta diminuta península desértica en el golfo Pérsico.

Catar, el país más pequeño que ha sido anfitrión de un Mundial, ha destinado más de 220.000 millones de dólares a los preparativos del evento, en la construcción de kilómetros de autopistas, un sistema de metro, un nuevo aeropuerto, estadios y rascacielos.

Para los cataríes, el gran impulso al mundo del deporte es un esfuerzo para establecer una imagen del país como un actor global y cumplir la visión que tiene el líder de esa nación, el jeque Tamim bin Hamad al Zani, para el desarrollo económico.

nytimes.com  (www.nytimes.com)