miércoles 14 de noviembre

La ecuación comercial que suaviza el brexit

En estos días escribo mucho sobre política comercial. Sé que hay asuntos más importantes pero, si soy honesto, estoy trabajando en asuntos comerciales como terapia y/o escapismo, con el fin de concentrarme en temas que conozco y que me permiten descansar de las noticias nefastas sobre política.

En fin, como la crisis del brexit que se autoinfligió el Reino Unido está llegando a su punto crítico (con cierta ayuda de Putin, al parecer), considero que vale la pena hacer el intento de explicar algunos de los aspectos económicos que deberían ser evidentes —claro, lo son para muchos economistas británicos—, pero no parecen serlo para los simpatizantes del brexit o para el público en general.


Estos aspectos explican por qué Theresa May intenta implementar un brexit suavizado o incluso, como aseguran algunos, un BINO (las siglas en inglés de Brexit In Name Only, es decir: brexit solo de nombre), y por qué no ocurrirá la alternativa favorita de los simpatizantes del brexit: acuerdos comerciales con Estados Unidos y tal vez con otros mercados para remplazar a la Unión Europea.

Dejar un comentario