¿La era de la izquierda se desvanece en América Latina?

No fue un día de fiesta para la izquierda de América Latina. El domingo, Colombia rechazó un acuerdo de paz con la guerrilla y así le otorgó una gran victoria Álvaro Uribe Vélez, el expresidente conservador que hizo una apasionada campaña en contra de las negociaciones. Ese mismo día, los votantes de Brasil le propinaron una monumental derrota al Partido de los Trabajadores (PT), movimiento de izquierda que hasta hace poco gobernó ese país, dejándolo por el piso en las elecciones municipales.

Se trató de una señal más del cambio hacia la derecha en América Latina. En menos de un año, los votantes se opusieron al movimiento de izquierda en Argentina al elegir a Mauricio Macri; escogieron a Pedro Pablo Kuczynski, un antiguo inversionista bancario, como presidente de Perú, y los legisladores brasileños destituyeron a la líder de la izquierda en Brasil.


“Para decirlo de manera simple, los conservadores están al alza en América Latina”, afirmó Matías Spektor, profesor de relaciones internacionales de la Fundação Getúlio Vargas.

Muchos factores alimentan esta tendencia. La aguda caída en los precios de los bienes y recursos naturales ha erosionado el crecimiento económico de América Latina y el gran apoyo que los gobiernos de izquierda tuvieron durante la bonanza económica. El peso de las iglesias cristianas evangélicas se está agrandando, junto con su confrontación a las políticas socialistas liberales y su encauzamiento de la profunda insatisfacción con la situación reinante.