lunes 29 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

La era de los gigantes (Cablevisión+Telecom)

Mientras la política atiende la disputa de las elecciones de medio término, en las comunicaciones hay movimientos tectónicos que modificarán radicalmente la estructura del sector, su ecosistema y las especies que lo habitan. Este jueves las asambleas de accionistas de Telecom y Cablevisión refrendarán la fusión que los directorios de ambas compañías anticiparon el 1º de julio y que transgrede la normativa vigente. Se trata de la mayor concentración infocomunicacional de la historia argentina y, por la cantidad de mercados que comprende, es inédita también en el resto de América Latina. La normativa vigente es vulnerada por la fusión.

La anunciada fusión, que dará lugar al mayor conglomerado de las comunicaciones argentinas liderado por el Grupo Clarín (en rigor, por Cablevisión Holdings, controlado por los accionistas principales del Grupo Clarín), debe ser analizada por el Estado desde la óptica del regulador gubernamentalizado ENaCom (ahora dependiente del Ministerio de Modernización) y de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), órgano que si bien reporta al Poder Ejecutivo, cuenta con competencias técnicas y una ley que confina el carácter de su evaluación.

La atención del Estado, si observara las leyes vigentes, debería orientarse a la posición dominante –que en decenas de localidades será monopólica- en la propiedad o gestión de recursos estratégicos de las comunicaciones que detentará el nuevo conglomerado y establecer, en consecuencia, exigencias de adecuación con reglas claras que impidan que el resultado de la fusión abuse del poder significativo que tendrá. La atención de los accionistas, en cambio, en teoría debería orientarse a las condiciones en las que el futuro conglomerado cumplirá las expectativas de mayor participación en la distribución de los beneficios de la renta infocomunicacional con un marco normativo que, hasta la fecha, impide que parte de sus actuales actividades, realizadas por separado (es decir, Cablevisión por un lado y Telecom por el otro), puedan ejecutarse en conjunto por una misma empresa. Aunque, tratándose de normas retocadas repetidamente por decretos en función de las demandas de algunos de los principales grupos de comunicación, es probable que la regulación sea adaptada nuevamente al servicio de los gigantes de la industria.

martinbecerra.wordpress.com  (martinbecerra.wordpress.com)