15.4 C
Buenos Aires
sábado 24 de julio de 2021
Cursos de periodismo

La escasez de oxígeno está matando a miles de personas. ¿Por qué no hablamos más de eso?

El cuidado básico de pacientes graves es simple: necesitan que el aire entre y salga y que la sangre circule. La pandemia ha demostrado consistentemente lo pobremente equipados que están los sistemas de salud para responder a esas necesidades alrededor del mundo. Se ha prestado mucha atención a las vacunas, al tratamiento terapéutico con medicamentos y a los respiradores en los últimos meses, mientras se ha dicho relativamente poco sobre la necesidad humana más básica de todas, el oxígeno.

El oxígeno nos rodea, y sin embargo escasea en muchos escenarios de atención a la salud. Esto se debe a que la infraestructura necesaria para brindarle oxígeno a los pacientes, como los grandes evaporadores aislados al vacío (que son como termos gigantes y muy fríos), es relativamente cara y requiere mantenimiento regular y rellenados con oxígeno líquido. Donde no están disponibles, los hospitales pueden utilizar concentradores que extraen oxígeno del ambiente. Necesitan electricidad y aire comprimido, que, una vez más, es escaso en muchos sitios. O pueden usar tanques acumuladores de oxígeno, que permiten tratamientos terapéuticos de corto plazo. Pero necesitan ser rellenados regularmente y eso depende de líneas de suministro seguras.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)