viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

La extrema derecha que gobernará Lima

Rafael López Aliaga ganó la Alcaldía de la capital de Perú con solo 26% de los votos. Ubicado en la extrema derecha del espectro político peruano, el empresario y político, que confesó que se autoflagela para unirse a la pasión de Cristo, buscará ser la cara de la oposición al gobierno de Pedro Castillo, en medio de una profunda fragmentación de la política peruana.

Las elecciones presidenciales peruanas de 2021 no solo dieron a conocer a gran parte del electorado a Pedro Castillo –un sindicalista del magisterio de un pequeño distrito de Cajamarca que presentaba un discurso reivindicatorio de los sectores más humildes de la sociedad y que, poco después, asumió el cargo de presidente de la República–, sino que habilitaron el ingreso en el escenario nacional de figuras como Rafael López Aliaga. El exitoso empresario y ferviente católico del Opus Dei se presentó en aquella contienda como un outsider y como un claro representante de la extrema derecha.

Estos dos personajes, a primera vista antagónicos, fueron recibidos con más o menos aceptación por la sociedad peruana. Debe recordarse que Castillo Terrones, a pesar de ser el candidato más votado, pasó a la segunda vuelta electoral con 18,9% de los votos válidos, un mínimo histórico en las elecciones en Perú. En la misma línea, López Aliaga –que empezó su incursión electoral con un pequeño respaldo que lo ubicó por un buen tiempo dentro de la categoría «otros» en los distintos estudios de opinión sobre intención de voto realizados durante los primeros meses de la campaña pasada– obtuvo 11,7% de los votos, solo unos cuantos puntos porcentuales menos que Keiko Fujimori.

nuso.org  (nuso.org)