martes 28 de junio de 2022
Cursos de periodismo

La falsa grieta de la Cumbre de las Américas

Todos los foros regionales en América Latina y el Caribe han experimentado crisis en los últimos años. Mientras más extensos o abarcadores, más agudas han sido esas crisis.

El bloque bolivariano boicoteó la Cumbre Iberoamericana de Antigua, Guatemala, en 2018, a la que no asistieron el presidente venezolano Nicolás Maduro, el de Nicaragua, Daniel Ortega, ni el de Cuba, Miguel Díaz-Canel. La Cumbre de las Américas de 2012, en Cartagena, y 2015 en Panamá no pudieron concertar una declaración final. A la Cumbre Interamericana de Lima, en 2018, no asistieron el estadounidense, Donald Trump, ni Nicolás Maduro o el cubano Raúl Castro.

La polvareda mediática que ha levantado la exclusión de Venezuela, Nicaragua o Cuba en la novena Cumbre de las Américas, que se realiza esta semana en Los Ángeles, California, no debería ser sorpresa después de que la administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, decidió no seguir la línea incluyente de su antecesor, Barack Obama. Aunque la grieta que intentan escenificar los gobiernos de la Alianza Bolivariana —que conforman los países no invitados además de Ecuador y Bolivia— es falsa. La gran mayoría de los estados del hemisferio comparte la perspectiva interamericana, es decir la presencia de América Latina y Estados Unidos en la toma de decisiones conjuntas.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)