24.8 C
Buenos Aires
viernes 5 de marzo de 2021
Cursos de periodismo

La fascinante historia de Geniol y de la mítica publicidad de la cabeza con clavos

Los creadores de Geniol implementaron un novedoso sistema de distribución y publicidad que fue clave para posicionarse en el mercado .

En 1927, durante la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear, inició sus actividades el laboratorio Suarry, nombre surgido a partir de los apellidos de sus fundadores: Nos referimos al bioquímico y farmacéutico Francisco Suárez Zabala y al perfumista francés Blas Dubarry. El primero había sido desplazado de otro laboratorio, porque consideraban que dilapidaba exagerados montos de dinero en publicidad.

Instalaron una máquina comprimida en una casona de la calle Acuña de Figueroa, en Almagro, y pronto aparecieron los resultados. En 1928, la nueva sociedad sumó al mercado una píldora cuya elaboración -según lo explicaban en sus anuncios- requería de insumos provenientes de tres laboratorios ubicados en Alemania, Italia y Francia, más un cuarto complementario de España.

Encontrar el nombre para la fórmula les demandó varias noches. Comenzaron con denominaciones demasiado técnicas, hasta que por fin, Suárez Zabala lo consiguió: «Geniol es genial», dijo. Celebraban que fuera «corta y fácil».

iprofesional.com  (www.iprofesional.com)