19 C
Buenos Aires
sábado 16 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

La figura más grande del deporte acaba de jubilarse. Probablemente no lo conozcas.

El campeonato se redujo a solo 20 segundos decisivos. Con 36 años, el indudablemente más grande de todos los tiempos acababa de regresar de una lesión y de una infección de COVID-19. Sus rodillas le dolían. El organismo rector del deporte parecía querer que se retirara. Frente a él estaba un hombre más grande todavía en sus veintitantos, también con algo que probar, con sus rodillas tan fuertemente vendadas que parecía que tuviera un yeso en cada pierna. Ambos hombres tenían récords perfectos en el torneo hasta ese momento. Golpearon la arcilla con sus puños y se abalanzaron hacia adelante. Se empujaron, abofetearon y forcejearon por todo el ring. Se agarraron del cinturón del otro. Entonces, el veterano aseguró el brazo derecho de su oponente, lo giró y lo lanzó al suelo.

Hakuho Sho, el mejor luchador de sumo de todos los tiempos —y posiblemente la figura con más logros de cualquier deporte, de todos los tiempos— agitó el puño y emitió un grito de victoria al ganar el torneo de julio. Fue una inusual muestra de emoción.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)