jueves 19 de octubre

La fortuna cambiante de la nación africana que se convirtió en la envidia económica de su antiguo amo colonial

La relación entre Angola y su antigua potencia colonizadora, Portugal, es inusual.

Luego de cuatro siglos de yugo colonial, Angola se independizó en 1975.

Pero a diferencia de lo que ocurrió en otras partes de África, no quedó unida en dependencia económica a sus antiguos amos. A comienzos de este siglo, una bonanza petrolera en el país africano, y una enorme crisis económica en la nación europea, hicieron que los papeles se invirtieran de una manera sorprendente.

En la década anterior, Angola se convirtió para los portugueses en una potencia inversora. En los edificios de condominios del balneario de Cascais, y en algunas de las zonas más elegantes de la capital, Lisboa, se decía que los únicos que gastaban dinero en serio eran los miembros de la élite angoleña que vivía ahí.

www.bbc.com (www.bbc.com)

Dejar un comentario