9.5 C
Buenos Aires
miércoles 4 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

La foto con Messi no gana elecciones

Desde que la Argentina es competitiva en el fútbol mundial, el poder político ha intentado apropiarse de sus momentos inigualables de simpatía social. La última dictadura militar publicitó el Mundial ’78 para vender una imagen de moderación que nadie le creyó.

Carlos Menem fue a Italia a ver el debut de la Selección campeona en 1990, y se encontró con una derrota inesperada ante el débil Camerún. Y Cristina apostó a una caravana épica desde Ezeiza al Obelisco con los subcampeones del 2014 en Brasil, que terminó con violencia, vidrieras rotas, represión policial y los jugadores argentinos pidiendo que se pusiera fin de inmediato a todo aquel despropósito.

En aquella Selección, que se quedó tan cerquita de ganar el Mundial en el estadio Maracaná, jugaban Lionel Messi, Angel Di María, el Kun Agüero, pero también Javier Mascherano y Gonzalo Higuaín. Los tres primeros acaban de participar en la revancha de Maracanazo ante el mismísimo Brasil por la Copa América y, desde la madrugada larga del domingo, comenzó una negociación tensa para conseguir la esperada foto del presidente Alberto Fernández con el capitán y por lo menos algunos de los flamantes campeones del continente, ya que varios partieron hacia Europa para reintegrarse a sus clubes.

clarin.com  (www.clarin.com)