15.3 C
Buenos Aires
sábado 23 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

La foto del Papa y los presidentes argentinos que se va desvaneciendo

Los países, como los seres humanos, suelen perder oportunidades irrepetibles. Y hay un destello único de la institucionalidad que tal vez se le esté escapando a la Argentina. Es la fotografía de sus presidentes con vida y el milagro del Papa argentino. Hoy serían Francisco, Mauricio Macri, Cristina Kirchner, Eduardo Duhalde, Fernando De la Rúa y Carlos Menem. Esa imagen, perfectamente posible para sociedades menos conflictivas, va camino a convertirse en otra de las utopías del país adolescente. No sucedió en los cinco años que lleva Jorge Bergoglio como jefe de la Iglesia Católica ni va a suceder esta semana. A pesar de que el Pontífice estará aterrizando esta noche en Chile y viajando el jueves a Perú. Del mismo modo que lo evitó cuando visitó Brasil, Cuba o México, otra vez eludirá el contacto con la que fue su tierra de nacimiento.

Francisco tiene un argumento inconmovible para no venir por ahora a la Argentina. No lo ha dicho él personalmente porque siempre intenta quedar a salvo del infierno de la política argentina. Pero debió enviar un mensaje claro el año pasado cuando recrudecieron las versiones de una visita suya en este 2018. Eligió a una de las personas de su confianza, el rector de la Universidad Católica Argentina, Víctor Fernández, para desanimar a los entusiastas que ya querían ser parte de la organización del viaje. “La Argentina está pasando por un momento de excesiva polarización y crispación. Y teme que su presencia pueda ser utilizada para exacerbar aún más esta división”, dijo el obispo. En esos días pareció suficiente. Era un año electoral y hacían fila algunos ansiosos dirigentes de la oposición que se ilusionaban con sumar su nombre entre las banderas de campaña.

clarin.com  (www.clarin.com)