viernes 16 de noviembre

La Generación, germen de una contra Cámpora amarilla

Fue paso a paso. Primero una idea, luego un grupo y más tarde una estructura. La Generación nació tímidamente durante el primer mandato de Mauricio Macri como jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Con el tiempo, fue creciendo internamente en el PRO hasta transformarse hoy en un espacio de formación de cuadros políticos, con candidatos y funcionarios propios, que busca y tiene vocación de poder hacia dentro de Cambiemos y apunta a encontrar un lugar destacable en las listas oficialistas de 2019.

La Generación es el semillero de dirigentes sub 40 del PRO que se presenta como la contracara de La Cámpora. Se trata de jóvenes universitarios, con lugar y peso en la gestión, que se plantan como un núcleo de poder dentro de la coalición Cambiemos. Hay intendentes, concejales, dirigentes y funcionarios de distinto rango dentro del Gobierno nacional, en las provincias y hasta en municipios. Hoy su estrategia está ajustada en “la construcción de líderes a lo largo y a lo ancho del país”. Eufemismos afuera, La Generación ajusta las clavijas para plagar de candidatos propios las listas de Cambiemos el año próximo. Ese fue el mensaje que bajó desde Marcos Peña en la última reunión de la organización con el jefe de Gabinete, acaso el funcionario nacional más cercano a Macri.


El crecimiento de la organización acompaña el recorrido político del PRO. Hasta 2016 era un grupo más dentro del partido, pero con la llegada de Macri a la Casa Rosada incrementó su cantidad de miembros y su potencial. El despegue se dio con el triunfo de Cambiemos y el consecuente desembarco de jóvenes en distintos organismos del Estado.

La comparación con La Cámpora es inevitable y en la organización macrista no la esquivan, aunque se diferencian. “Acá hay una construcción horizontal. No hay nadie que imponga lo que hay que hacer ni ponga candidatos. El espacio se lo gana con humildad y esfuerzo”, destacan. “Ellos, una vez dentro del Estado, entraron en la lógica de la corrupción y saqueo. No tenemos nada que ver con eso”, se diferencian con dureza.

Dejar un comentario