sábado 18 de agosto

La gente de Bristol abraza el futuro y empieza a cocinar y calentarse con la energía de sus propias heces

La compañía eléctrica pública de la localidad británica de Bristol ha lanzado una tarifa “verde” a la que podrán acogerse sus ciudadanos para contaminar menos el medio ambiente. A partir de ahora, y si la gente se atreve, un 15% de la energía que mueve sus hogares estará generada con lo que sale del retrete de los bristolenses.

El gas verde: porque sí, ecológicamente es menos contaminante. Lo que se produce con nuestras heces es gas de metano. Al secar y procesar la materia, las bacterias de nuestros excrementos se descomponen y eso permite expulsar su metano, con un porcentaje de extracción del 60% de su biogas. Son índices de extracción similares al carbón pero mucho más bajos de dióxido de carbono. Razón por la que este material interesa en esas poblaciones que aún dependen de esta fuente energética, como le ocurre a muchas grandes ciudades europeas.


El autobús de la mierda: el “Biobus” circuló durante un tiempo por las calles de Reino Unido concienciando a la población en las alternativas energéticas a la combustión de hidrocarburos. Este automóvil funcionaba exclusivamente con excrementos (no de los pasajeros, por supuesto) y era capaz de recorrer 300 kilómetros con un solo tanque. Y no, no desprenden ningún olor.

Dejar un comentario