«La Gorra Leaks»: qué hay en los archivos secretos de la Policía filtrados por hackers

Hoy por la madrugada, el hacker redobló la apuesta. Fue en un grupo efímero de Telegram, creado a la medianoche de hoy y borrado a las pocas horas. «¿Pensaban que podían con nosotros? Pero lo que no saben es la guerra que acaban de desatar», escribió, desde una foto de perfil con la máscara del grupo Anonymous.

El hacker prometió aún más: «Septiembre va a comenzar de manera muy divertida».


Luego, el grupo fue borrado, destruido. Armaron otro, también en Telegram, su canal oficial de comunicaciones.

Durante las últimas semanas, Twitter se convirtió en un hervidero de rumores y cosas incómodas con respecto a «La Gorra Leaks», motorizado por un individuo o un colectivo hasta hoy anónimo, una publicación masiva de información altamente sensible en una cuenta hoy eliminada. Luego de atacar la cuenta oficial de Prefectura para anunciar una supuesta invasión inglesa que nunca pasó, «La Gorra Leaks» comenzó a publicar las fichas personales de los más altos jefes de la Policía Federal extraídas supuestamente de los archivos digitales de la fuerza misma, las caras, números de documento y de caja de retiro de los comisarios Néstor Roncaglia y Mabel Franco, número uno y número dos de la PFA. El miedo en otras fuerzas fue inmediato. La Policía de la Ciudad comenzó de oficio a buscar en sus propios servidores, pero no encontró nada que la comprometiera.