lunes 19 de noviembre

La gran burbuja: redes sociales en China

Esta nota bien podría titularse “Occidente, acá no te necesitan”. O mejor dicho: acá parecen no necesitar a las redes sociales y plataformas online occidentales. ¿Cómo se hace para vivir sin Whatsapp, Twitter, Facebook, Google, Instagram, Youtube, Tinder, Uber y un largo etcétera? Se hace como los chinos: viviendo con WeChat, QQ, Weibo, Baidu, Douyin, Youku, Tantan, Didi y otro largo etcétera de aplicaciones masivas que se utilizan casi exclusivamente en este país. Lo cual no es poco decir: en China reside un quinto de la población global con acceso a internet.

Las redes chinas configuran una especie de universo paralelo en línea donde cada app occidental tiene su espejo en sellos locales con funcionalidades similares. Una gigantesca burbuja digital que prueba que hay vida más allá de nuestra zona web de confort: nada menos que 772 millones de usuarios únicos, la mayor masa de gente online del planeta.


Aunque algunas plataformas de Occidente no se usan en China simplemente porque no logran cautivar a los chinos, en la mayoría de los casos la razón de su ausencia es la política de censura del Estado. En los primeros años de la reforma y apertura, Deng Xiaoping solía decir: “Si abrís la ventana para que entre un poco de aire fresco, también se van a meter algunas moscas”. En la visión del gobierno chino, compañías estadounidenses como Google, Facebook o Twitter son enormes moscardones.

Este año se cumplen dos décadas desde el estreno del “Gran Cortafuegos de China”, el programa de regulación de internet del Partido Comunista, cuyo nombre en inglés es Great Firewall, un juego de palabras que alude a la Gran Muralla china. A partir de una combinación de medidas y herramientas legislativas y tecnológicas, el Gran Cortafuegos bloquea el acceso de los ciudadanos a sitios web, redes sociales, aplicaciones, plataformas online y medios de comunicación extranjeros que están en la lista negra del gobierno. Y, de paso, garantiza un marco económico ideal para las empresas techies chinas, que así evitan la competencia directa con los titanes internacionales del rubro.

Dejar un comentario