La gran paradoja de las relaciones de Irán con América Latina

La reacción de América Latina a la crisis internacional entre Estados Unidos e Irán tiene dos extremos opuestos, desde Venezuela hasta Brasil.

En Venezuela, el presidente de la Asamblea nacional constituyente, Diosdado Cabello, visitó el martes la embajada iraní y leyó un mensaje que concluía así: «¡Viva Irán, vivan los pueblos libres, nosotros venceremos!».


«Tu muerte será vengada, camarada», dijo allí mismo el diputado chavista Pedro Carreño al firmar el libro de condolencias de Quasem Soleimani, el general iraní cuya muerte en un ataque de EE.UU. en Irak disparó la tensión internacional este mes.

En cambio, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se alineó con Washington.