18.6 C
Buenos Aires
martes 27 de octubre de 2020
Periodismo . com

La guardaespaldas del Presidente

Mucho más meritorio que haber estudiado en el Colegio Nacional de Buenos Aires es haber sido expulsado del Colegio Nacional de Buenos Aires; al menos, a los fines de incorporar la lógica de la arena política. En 1974, Vilma Ibarra tenía 14 años, cursaba segundo año en el turno tarde y era delegada estudiantil. Junto a sus compañeros, impulsó la histórica jornada de protesta contra la intervención de Oscar Ivannisevich y Alberto Ottalagano que convocó a más de mil quinientos estudiantes en el claustro central y terminó con la expulsión 24 alumnos de la UES y de la FEDE. Un grupo de padres -entre los que estaba el de Vilma, un abogado que había huído de la dictadura de Stroessner- presentó un amparo que llegó hasta la Corte Suprema. Finalmente, antes del fallo y por goteo, los estudiantes fueron reincorporados y Vilma volvió a cursar en los claustros verdes.

La rentrée de la actual Secretaria de Legal y Técnica a la política tras la victoria del Frente de Todos tuvo algo de aquel entusiasmo típico de las segundas oportunidades aunque asimilado con el pragmatismo y la perspectiva que dan tres décadas en la función pública.

Tras recibirse de abogada, trabajó ocho años en el Poder Judicial, en los fueros Civil y Penal y fue asesora de la Convención Constituyente. Conoció a Alberto en el 2000 en la Legislatura porteña: él ocupaba la banca por la lista de Cavallo y Béliz y ella integraba el bloque del Frente Grande de Chacho Álvarez. Al año, renunció tras ser electa senadora por la Alianza y presentó el primer proyecto para permitir la interrupción voluntaria del embarazo, la versión beta del proyecto en el que trabaja ahora, a la espera de que la agenda política haga viable su tratamiento en el Congreso. En 2007 asumió como diputada y se convirtió en la autora y protagonista del debate que llevó a la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario.

elcanciller.com  (elcanciller.com)