viernes 20 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

La guerra complica los recortes de subsidios a la energía en la Argentina

Tras el avance de Rusia sobre Ucrania, el precio del barril de petróleo llegó a los 103 dólares (Brent) y el valor del Gas Natural Licuado (GNL) saltó un 60 por ciento para tocar los 46 dólares el millón de BTU. Este complejo escenario internacional echa por tierra cualquier ecuación sobre posibles recortes a los subsidios a la energía incorporados en el pre acuerdo con el FMI. IESA ya sabe que deberá aumentar las transferencias para la importación de gas en al menos 500 millones de dólares. Por lo tanto, la meta de un achique en subsidios del 0,6 por ciento del PBI que le prometió Martín Guzmán al FMI parece irrealizable.

“Creo que esta nueva coyuntura va a presionar más sobre los subsidios a la energía porque con el alza de los precios del crudo, el aumento de los costos de las importaciones será mayor. No solo importamos GNL. Una suba del petróleo implica un impacto en sus derivados (fueloil y gasoil) que se están utilizando cada vez más para generación eléctrica debido a la situación crítica de la bajante del Paraná”, explicó a BAE Negocios Martín Bronstein, del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad (CEEPYS).

baenegocios.com  (www.baenegocios.com)