La guerra contra la contaminación funciona: Europa ya registra 17.000 muertes menos al año

2015 marcó un punto de inflexión en la relación de los estados europeos y la contaminación ambiental. El escándalo de las emisiones trucadas de Volkswagen, bautizado para la posteridad como Dieselgate, colocó a las partículas contaminantes y a su impacto en la salud pública en el ojo del huracán. Desde entonces, han sido numerosas las medidas implementadas por los gobiernos municipales y nacionales de todo el continente, a menudo entre grandes controversias y conflictos políticos. Pues bien, la batalla, por el momento, está mereciendo la pena. El último informe de calidad del aire de la EEA (la Agencia Medioambiental Europea) lo confirma.